Laboratorio de Emprendedoras

El negocio mesa: Las 4 patas para que funcione y sea estable

Sabes hacer cosas y tenés muchas ganas de hacerlas. Sumado que necesitás sentirte independiente y libre. Querés trabajar de algo que te motive, te pique emocionalmente y te permita vivir una vida adecuada. El tema es que no sabes por dónde empezar.

O comenzás así a los ponchazos, o estás trabada y no das el primer paso.

Tranqui. Esto que te voy a contar probablemente no te lo hayan enseñado en ningún lugar.
O capaz si (como a mi) pero recién pudiste conectarlo cuando dejaste de depender y quisiste emprender.

Lo cierto es que por más que estudies mucho, y tengas toda la teoría, es verdad que mucho se aprende en la práctica. Pero creemos que estas son las cosas básicas que tenés que saber antes de comenzar a monetizar tu pasión.
Lo que te voy a contar acá no tienen ningún orden ni prioridad especial. Es decir que, se tienen que dar todas al mismo tiempo. Y todas son parte de… la misma mesa, o sea, tu negocio.

Primero y antes que nada es necesario que comprendas que negocio es intercambio. La palabra negocio no es mala ni contraproducente al acto de ayudar y servir. Pero también a ganar.

El por qué

Todos comenzamos teniendo una idea. ¡Qué genial seria hacer esto! ¡Yo creo que se re vendería!
Perfecto. Ideas tenemos miles,  se nos ocurren a cada momento. Pero realmente ¿estás siendo capaz de darte cuenta si estás 100% comprometida con la idea?
Quiero decir, ¿hay un propósito detrás? ¿existe algo que te mueva internamente a pesar de cualquier idea de negocio?
Una de las primeras cosas que te tiene que motivar es tener un propósito por el cual quieras ayudar a los demás. Alguna causa, algún movimiento que realmente te toque las fibras internas y te incite a moverte.
Sin eso myfriend, no hay ningún negocio que prospere.
Una vez que tenés en claro cuál es tu propósito, las ideas aparecen solas. Te lo prometo.

A quiénes

Probablemente si tenés claro tu propósito sabés a quién ayudar. Si no, no hay problema, pero es necesario que lo sepas.

Es muy común escuchar: “Ay no sé, yo le vendo a todos”. Quién me quiera comprar me compra. Déjame decirte por qué esto no está del todo bien y es importante que lo comiences a ver de otra forma.

Las personas compramos por sensaciones, emociones, necesidad, interés, compramos porque necesitamos resolver algo. Desde cosas de primera necesidad hasta cosas para entretenimiento, ocio, aburrimiento, etc.
Si todavía no tenés clientes, podes ponerte a pensar desde tu propósito, y tu idea, a quién vas a estar ayudando, a qué les vas a estar ayudando.

Por ejemplo, si necesito comprar un auto, voy a pensar qué criterios puedo tener para elegirlo:
– El precio. Yo puedo hasta “x” precio según mis ingresos.
– Las funcionalidades: ¿2 puertas? No, tengo 2 hijos. Necesito si o si 4 puertas.  ¿Baúl grande? No viajo mucho en auto, así que me da igual.
– Marca, Modelo: a mí la verdad es que no me importa para nada qué tipo de auto. Prefiero uno económico, que sea fácil de conseguir repuestos, no gaste mucho en nafta y no sea ostentoso.

¿Por qué criterios alguien me ofrecería un auto? Un auto económico estándar. Ni una SUV, ni 4×4, ni de una marca en particular. Pero sí que funcione bien, no gaste mucho y no sea difícil de estacionar.
También, como no necesito sentirme de tal forma con respecto al auto (hay gente que sí y no la critico), no me pueden vender con la parte “estética” o “social” del auto.
Si alguien vende autos, sabe que no me va a ofrecer un BMW, Mercedes o alguna marca de alta gama. Ni tampoco los modelos más top de marcas como Volkswagen, Renault, ni Ford.

Por eso, si vos analizas a quienes te compran y por qué lo hacen, te permite saber bien qué estas resolviendo.
Cuál es el intercambio en concreto. Y esto, nos lleva al tercer punto.

El qué

¿Cuál va a ser tu negocio? Acordemos que por negocio estamos interpretando que es un intercambio entre lo que vos sabés  o podes hacer para alguien que lo está necesitando por “x” motivo. Necesita pedírtelo a vos por qué no lo puede hacer por ella misma.
Estás ayudando a resolver algo a alguien. Ese es tu negocio. Por ahí media el dinero, porque es la otra parte del intercambio. Pero vos sabes porque lo estas recibiendo, la otra persona también sabe por qué lo está dando.

¿Cuántas veces escuchaste la frase: “ya está todo inventado”?

Déjame decirte que no es cierto. No sólo no está todo inventando, sino que, si aún lo fuera siempre hay una vuelta de tuerca para cada cosa.

  • Puede ser un servicio. Entregado físicamente u online.
  • Puede ser un producto. También, físico o digital.
  • Puede ser un servicio digital. Un servicio a partir de un producto. Un producto a partir de un servicio.

Alguien que sepa cocinar puede vender clases online, cursos para aprender a cocinar, recetas, organización del menú, entre otros.
Una profe de gimnasia: puede hacer rutinas personalizadas, hacer grupos de entrenamiento para mamás, o para personas mayores, o con alguna condición física.
Hay millones de ideas y si todavía no tenés en claro cuál es la tuya, te pido que hagas una lista de todo lo que sabes hacer. ¿Que cosas te piden siempre? ¿Para que te piden ayuda tu familia y amigos? No minimices lo que sabes o podes hacer, siempre podes ayudar a alguien con lo que sepas. Siempre va a haber alguien que sepa más que vos y alguien que sepa menos.

El Cómo

¿Cómo se van a enterar que tu producto existe? ¿Cómo van a saber ellos que para tal problema o necesidad que tienen, existe tal solución?
Puede que les llegue la info por señal de humo o algún amigo les cuente. Pero eso será gracias a tus esfuerzos de marketing.
Marketing no es una mala palabra ni un engaño, ni una práctica nociva. Es la tarea de hacer llegar el mensaje que tu producto o servicio puede ayudar, y que ese mensaje les llegue a las personas correctas, es decir, quienes estén necesitándolo o por hacerlo.
Hoy por hoy tenemos Internet como el canal principal para difusión, promoción y distribución. Tenemos redes sociales gratuitas que nos permiten difundir nuestro negocio sin que pongamos un peso. También, podemos invertir y que sea mucho más redituable que otros medios.
Lo primero que te sugiero que hagas si ya elegiste el nombre, es que te hagas una FAN page (ojo no perfil de amigos), en Facebook. No importa sino la comenzás a promocionar ya mismo. Pero al menos la tenés.
Comenzar a investigar como hacen otras personas que vos seguís y admiras, ¿publican seguido? ¿qué publican? ¿cómo promocionan?

En mi mesa estoy yo tomando mates, escribiendo posts, haciendo diseño web y respondiendo mails. Ah, también estoy terminando de cocinar unos alfajorcitos que hice con una receta que encontré en Instagram.
Mi mesa no es perfecta. A veces la tengo que girar para que las patas encajen bien. A veces las patas están tapadas o machucadas.
Pero están las 4. Y me permiten hacer todo lo que tengo ganas de hacer.
¿Cómo vas a formar tu mesa?


Quiero que me digas, en los comentarios:

  • Si te falta una idea: Contáme que sabes hacer. Desafiáme a darte alguna idea.
  • Si no sabes a quien enfocarte: Contáme que haces y por qué.
  • Si sabes que hacer, pero no sabes como: lo mismo que el punto uno. Desafíame.
  • Si tenés todo y te falta promoción: Contáme cuál es tu negocio y que te falta.

4 comentarios en “El negocio mesa: Las 4 patas para que funcione y sea estable

  1. Hola chicas! muy bueno el primer post!! las felicito!!
    Decidi que voy a desafiar a Dulcía!!
    A ver: se trata de un emprendimiento relacionado con mi profesión de trabajadora social. Ya está en marcha, pero quiero armar la versión on line y no se me ocurre qué puedo ofrecer. Y además me falta promoción.
    Yo presto un servicio: Orientación y asesoramiento socio familiar, ofrezco, entre otras cosas, entrevista en consultorio, en domicilio y on line, mi servicio punta a ayudar a las personas y familias que consultan a buscar formas alternativas de resolver problemas. Ofrezco la entrevista on line, pero quiero armar algo más masivo, que pueda vender por internet, como cursos, talleres, etc.
    A ver qué se te ocurre a vos Dulcia!!!!
    Les dejo el link para que vean la fanpage.

    Les mando un beso!

  2. Hola!!
    Que lindo que ya des sesiones online.
    Una idea puede ser que, existe algo que se llaman los “mastermind” que en realidad es como un grupo limitado de personas que trabajan por resolver algo en particular durante “x” tiempo. Entonces vos podes armar un grupo para resolver una temática en particular, y cada sesión se trabaja un punto distinto. Esto se puede hacer online. Sencillo y básico: un grupo de facebook y podés hacer sesiones en “vivo” con el facebook live desde tu celu 😀 . También podés subir archivos y pdf para que descarguen.

    Ambienta se me ocurre que puedas segmentar a que tipo de persona estas ayudando. Ponete a analizar a quiénes te contratan. Que hay en común en ellos. Algo en lo que te sientas atraída? algo en que sepas que los podes ayudar a ellos?
    Por ejemplo, en el diseño web yo me enfoco en emprendedoras. No empresas grandes, generalmente no hombres (pero no es excluyente). Mi tipo de cliente es alguien que tiene casi las mismas necesidades que yo, y que se que puedo entenderlas y ayudarlas.

    Bueno! espero haberte ayudado! besos!

    Dulcia

  3. Hola ! Qué genial este primer artículo! Como siempre Dul Y Lu haciendo que repiense todo !
    Mi gran problema actual es la comunicación quiero llegar a más personas . Ya probé haciendo campaña por internet . Qué otras formas puedo utilizar ?

Deja un comentario