Laboratorio de Emprendedoras

Los Pro y Cons de Emprender Sola

Hoy en día está muy de moda esto de emprender y lo muestran como la mejor opción de trabajo ante todo. En contraposición con un trabajo en relación de dependencia.

Nosotras que hace tiempo que vivimos esta vida emprendedora y auto gestionada sabemos que no es todo color de rosa.

Emprender es algo que llevamos en la sangre y nos va a acompañar hasta el fin de nuestros días. Eso lo tenemos bien en claro. Pero también sabemos que como en todo, hay cosas buenas y cosas no tan buenas para disfrutar.

Éstos son nuestros pro y con de emprender

Pro: Podés elegir el horario que quieras para trabajar. El que te sientas más cómoda y no uno convencional. Podés trabajar los domingos y no los lunes. Podés trabajar de 5 a 9 de la noche y dormir hasta tarde.

Con: A veces son las 3 de la tarde y no querés trabajar más. Y las cosas que querés hacer no podes, como por ejemplo, ir a visitar a una amiga pero ella está trabajando. O te acordaste que son las 10 de la noche y no hiciste nada para comer (si vivis sola, porque sin hijos no llegas viva) y para colmo no tenés nada en la heladera. #suelepasar

 

Pro: No tener jefes ni superiores a quien debés obedecer.

Con: Tenés que decidir todo, todo, todo vos y a veces es más cansador, molesto y aterrador que estar trabajando 12 horas de corrido. Proponerte un objetivo, ir a buscar clientes, promocionarte, entregar productos, tomar decisiones ajenas a lo que es tu trabajo en sí.

 

Pro: No estar limitado a cobrar un monto fijo por mes. O lo que alguien más dispuso. Tenés el potencial de hacer TODO lo que te propongas.

Con: Al no tener sueldo seguro tenés que, primero: cambiar tu estructura mental para salir de la mentalidad: A fin de mes recibo “x” dinero. Segundo, organizarte mejor con la plata, y tercero, proponerte un objetivo y trabajar arduamente para alcanzarlo, porque no tenés nada seguro.

 

Pro: Podés elegir el tipo de trabajo que más te guste. A veces tenés que hacer cosas que no te gustan, pero el hecho de hacer lo que te encanta cubre todo. Estás motivada, con ganas y realmente disfrutás de trabajar.

Con: Te tenés que hacer cargo de todo. Incluso lo que no te gusta, como tareas administrativas que tienen que hacer un contador (pero que igual tenés que estar involucrada).

 

Pro: Vos administrás tus propios horarios 2. Es tan bueno esto que viene dos veces.

Con: es todo un aprendizaje salir de una estructura de horarios que no dispones vos, que cuando estas totalmente libre, y estas re aprendiendo todo, te encontrar con que a las 3 de la tarde tenés que entregar un trabajo grande, y solo te pudiste sentar un rato porque encontraste millones de cosas por limpiar y lavar en tu propia casa.

 

Pro: trabajar sola. Tomando decisiones, poniendo la música que te gusta en el volumen que se te ocurra.  Sin escuchar chusmerios, peleas ni charlas de oficina que no te interesa.

Con: Si bien emprender  y trabajar sola no es sinónimo de ser ermitaño a veces se extraña tener un equipo de trabajo o alguien con quien charlar o consultar cosas que dudas o te pasan.

 

También sumamos a esta lista para quiénes trabajamos desde casa tener que estar defendiéndonos cada vez que alguien te dice algo con respecto a la facilidad / liviandad / responsabilidad de tu trabajo solamente porque decidiste emprender por vos sola, porque estás trabajando desde tu casa al lado de tus hijos, o porque simplemente tomaste una decisión de no depender.

Ningún trabajo ni modalidad son mejores que otros. Es sólo que algunos deciden un tipo de trabajo y otro otro.

Nosotras sabemos que aun con las contras, seguimos decidiendo esta modalidad porque los beneficios superan ampliamente las contras.  Y sabemos que el día que no nos guste más, cambiaremos de decisión. Porque el poder lo tenemos nosotras.

Deja un comentario